Una Escapada a Malta

Una Escapada a Malta

Malta es una isla desconocida para muchos, nosotros ya la hemos visitado en otras ocasiones , sola o en combinación con Sicilia
No es de extrañar, es uno de los lugares que eligió San Pablo para sus viajes .Aunque para profundizar en ella es recomendable estar al menos una semana, una escapada de tres días en Malta es una buena oportunidad para tomar un primer contacto con esta tierra tan llena de atractivos históricos, culturales, artísticos, religiosos… y además con playas paradisíacas.
Este es nuestro itinerario propuesto para tres días

Día 1 – Malta : La Valeta y las Tres Ciudades

Comenzamos con una primera toma de contacto con la esplendorosa capital de La Valeta , la ciudad de la famosa orden de los Caballeros de Malta.
En frente de la misma, separada solo por una lengua de mar , se encuentran lo que se conoce como “las Tres Ciudades”: 
la histórica ciudad de Victoriosa, o Birgu ,como la llaman localmente,  donde conoceremos  el Palacio del Inquisidor, construido en 1660.
En Cospicua visitamos la Iglesia Colegiata de la Inmaculada Concepción, y luego damos un fabuloso paseo por el puerto en las barcas típicas maltesas.
Y para terminar Senglea, otra península fortificada.

Tras el almuerzo, de nuevo en La Valetta, visita de la Iglesia de San Pablo, considerado como el padre espiritual de los malteses, su naufragio en la isla es el acontecimiento más importante de la historia de la nación para sus habitantes. 

Dia 2: Excursión a la isla de Gozo

Salimos hacia Cirkewwa para tomar el ferry que nos llevará a la isla de Gozo.
El Santuario católico que domina la isla es el Santuario de Ta Pinu, centro de peregrinaje para todos los malteses tras la aparición de Nuestra Señora a una campesina en Junio de 1883. El Santuario fue visitado por el Papa Juan Pablo II en 1990, y posee una arquitectura única.
Nuestra siguiente parada sería la famosa Ventana Azul, hermosa arcada natural caliza que surge de las aguas del cristalino mar.  Aunque la original fue derruida por una tempestad en 2017, afortunadamente hay una  nueva Ventana Azul ,  de belleza similar.

En la capital de Gozo, Victoria, visitaremos la Basílica de San Jorge. Acabaremos nuestra excursión en Xlendi, el lugar de veraneo más frecuentado por los malteses. 

Dia 3: Mdina , Rabat y La Valeta

Mdina es la antigua capital de Malta y uno de los atractivos fundamentales del archipiélago. Dominando la ciudad se encuentra su catedral dedicada a San Pablo.

Después salimos hacia Rabat para visitar las catacumbas de Santa Águeda, cementerios subterráneos relacionados con las primeras comunidades cristianas y la Gruta de San Pablo, situada en el corazón de Rabat y lugar donde el santo halló refugio durante su estancia en la isla.
Volvemos a disfrutar de la naturaleza contemplando los acantilados de Dingli.
Y por supuesto la visita de La Valeta, que merece una entrada aparte en nuestro blog.

Malta, tan cerca, aquí mismo en nuestro Mediterráneo, estratégicamente situada , tan europea y tan especial, tan pequeña y tan grande.

Cinco ciudades de Chipre

Cinco ciudades de Chipre

Ya hemos viajado a la isla de Chipre otras veces en nuestro blog, por ejemplo cuando descubrimos Nicosia.
Pero nos gusta volver a Chipre, el primer país que fue gobernado por un cristiano. Situada en Mediterráneo en su parte más oriental, fue tierra de fenicios, griegos y conquistada por los grandes pueblos dominadores de la historia. Era La Kupros de Homero , llamada así por la riqueza del cobre de sus tierras y abundancia de cipreses.

Siempre ha sido un lugar deseado por su posición estratégica y por la riqueza de su suelo. La invadieron asirios con Sargón II y Egipto con Amenofis en el siglo VI, Alejandro Magno y posteriormente en el 58 AC. , el Imperio Romano.
También fue invadida por árabes y conquistada de nuevo por Ricardo Corazón de León, por Venecia en el 1489 y por el imperio otomano en el 1571 , hasta que pasa a ser de administración inglesa en la Convención de Chipre de 1878.
Aliada de Alemania , se incorpora a la corona británica después de perder la Segunda Guerra Mundial. No fue hasta 1960 cuando consiguió por fin la independencia.

Pero en 1971 vuelven los conflictos y es invadida por Turquía, quedando la isla dividida en una parte oriental: República Turca de Chipre del Norte , y una parte occidental , la República de Chipre, único estado reconocido perteneciente a la Unión Europea.
Las Naciones Unidas vigilan la llamada “Línea Verde”, 180 kilómetros a lo largo de la isla que divide pueblos y tierras. Esta frontera que recorre la Chipre actual, es otra de sus características que la hacen más peculiar aún.

San Pablo realizó su primer viaje misionero por Chipre, acompañado de Bernabé y Juan Marcos, en el año 45.  
Desde Antioquia llegaron al puerto de Salamina, y desde aquí caminando hasta Pafos. Puedes revivir esta ruta haciendo con nosotros la Ruta de San Pablo por Chipre y Grecia
Bernabé era chipriota, fue su primer obispo y murió apedreado en su tierra natal. Cerca de Famagusta existe un monasterio dedicado al Santo, donde se peregrina para venerar su tumba.

Entre las ciudades mas importantes de Chipre destacan estas: Nicosia, Larnaca, Pafos, Limasol y Famagusta. Cinco motivos más para viajar a Chipre.

Nicosia, capital actual de la isla desde el siglo XII, ciudad amurallada con claras reminiscencias venecianas y rasgos medievales.
Se encuentra dividida en dos por una alambrada metálica desde 1975, cada zona pertenece a una parte del país, turco-chipriota y República de Chipre. Resulta chocante cuando vas paseando por la ciudad y tienes que pasar en mitad de la calle el control de pasaportes.

Destacan La Catedral de San Juan, con claras referencias a San Bernabé, la sede de la iglesia ortodoxa de Chipre, la Puerta de Famagusta, el Museo Nacional, que conserva una importante colección de restos desde Neolítico hasta época romana. Y el Museo Makarios, con una importante colección de arte bizantino y moderno, destacando la colección de iconos.

Larnaca . Según la tradición aquí vivió Lázaro y a él han dedicado su Catedral, preciosa la iglesia de Phaneromini,  excavada en la roca. 
No hay que perderse las ruinas de la ciudad romana de Kition, los Monasterios de Stavrouoni y Agios Minas , y el asentamiento neolítico de Khiriokitia.
Es una ciudad moderna con importante infraestructura hotelera tanto en la propia ciudad como en los alrededores;  podremos disfrutar de sus preciosas playas y vida cosmopolita.

Pafos, capital y lugar de residencia del procónsul, fue uno de los puertos más activos de la antigüedad, hoy en día es una ciudad dinámica y vitalista.
Fue visitada por San Pablo, San Bernabé y Juan Marcos en su primer viaje. Destacan en Pafos las Tumbas de los Reyes del siglo III AC, la Villa romana de Dionisio con unos espléndidos mosaicos, uno de los mejores conservados.
Petra Tou Romiou, según la leyenda era el lugar de nacimiento de Venus Afrodita, surgiendo del mar. Hoy en día sólo quedan ruinas pero raro es el turista que no lo visita y fotografía. A Pafos llegó San Pablo caminando en su primer viaje misionero y fue su lugar preferido para predicar.

Limasol, tiene un puerto marítimo que hace de la ciudad el puerto comercial más importante de la isla. Destaca por ser una zona vinícola: son muchas las bodegas que invitan a los turistas a probar y disfrutar de su caldos. De aquí procede la uva comandaria, traída por los Caballeros Sanjuanistas de Tierra Santa.
Aquí está también el  castillo donde se supone se casaron Berengaria de Navarra y Ricardo Corazón de León.
Recomendamos sobre todo visitar el enclave arqueológico de Kourion o Curio , yendo hacia Pafos , con su Teatro Grecorromano, el Templo de Apolo , el Ágora o la basílica cristiana. Y también acercarse a 10 kilómetros de Limasol a las ruinas de Amathus, con excelentes vistas de la ciudad, y donde murió Ariadna, según el mito. Con su acrópolis , el ágora y los restos de los templos.

Famagusta: Lugar de desembarco también de San Pablo en su primer viaje misionero, se encuentra muy cerca de Salamina en la parte más oriental de la isla.
En las cercanías se encuentra el Monasterio de San Bernabé, con una ermita donde según la tradición se encuentra la tumba del santo.
Destacan también su monasterio veneciano del siglo XVI y por supuesto sus fantásticas playas.

Efeso, una de las 7 maravillas del mundo antiguo

Efeso, una de las 7 maravillas del mundo antiguo

Retomamos nuestra Ruta de San Pablo en Turquía , que habíamos dejado en las míticas Mileto y Didima , y llegamos a ahora a uno de los lugares estelares de la peregrinación: Éfeso , una de las siete iglesias del Apocalipsis y la ciudad que albergaba el Templo de Artemisa, considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo.
Esto ya es motivo suficiente para conocer Éfeso, pero es que hay muchísimos más, como ya veréis…

Fundada en el siglo IX aC, a orillas del río Caistro, y con un puerto muy importante en el mar Egeo ; con el tiempo se convirtió en la segunda ciudad de Oriente, a nivel de Alejandría y una de las primeras ciudades jónicas de Asia Menor.
Efeso no participó en el levantamiento de las ciudades jónicas contra Persia. Darío la respetó como ciudad, respetó a sus habitantes y su templo. Durante el Imperio de Octavio Augusto se construyeron varios monumentos dando un gran esplendor a la ciudad. Era uno de los más importantes centros culturales de la antigüedad, sede de la Escuela Jónica y cuna de figuras famosas como el gran filósofo Heráclito.

Las excavaciones que se han llevado a cabo en Efeso, han dejado descubrir importantes zonas arqueológicas de la cultura grecorromana:
Empezamos por la Vía de los Curetes, que es la avenida de la que salen las calles que comunican con los baños cercanos a los montes.  La vía principal es de mármol , cubriendo el sistema de drenaje de tuberías; en sus lados irás viendo espléndidos mosaicos. En su inicio está la Puerta de Hércules.
La Fuente de Trajano cuenta con dos pisos , 12 metros de altura, y en medio de la fuente hay una estatua del emperador. En el Templo de Adriano están representadas las diosas de la Suerte y de la Abundancia.
También hay cerca un pequeño teatro llamado Odeón o Bouleuterion, que da a las montañas, y se utilizaba como asamblea de la ciudad y para algunas representaciones.

Al final de la vía Curetes está otra de las estrellas de Éfeso: la Biblioteca de Celsus. Llamada a sí por Julio Celso Polemeano, cónsul de Roma y procónsul de Asia, que inició la construcción y al morir la continuó su hijo, donando una gran fortuna para libros. Es la tercera biblioteca antigua más importante, después de Alejandría y Pérgamo. Los godos la incendiaron y fue restaurada.
Si sigues por  la calle Mármol, llegarás a la calle Puerto , donde estaba el antiguo puerto y podrás gozar de las bellas vistas al mar.

Las Termas de Escolástica son estancias termales provistas de un sistema de calefacción y numerosas piscinas. En su estructura original tenían tres pisos, y una de sus entradas dan a la calle Curetes. Y no hay que olvidarse de visitar el más hermoso de los gimnasios, el de Vedius.

En el lugar opuesto a la calle Puerto está el Gran Teatro, una espectacular construcción grecorromana. Tiene una capacidad para 25.000 espectadores, con una acústica realmente extraordinaria, y se utilizaba de sala de conciertos y asamblea de la ciudad

A unos dos kilómetros de Éfeso está el Museo de Selçuk, en el que destaca la estatua de Artemisa, con sus innumerables pechos, símbolo de abundancia. Pero desgraciadamente del Templo de Artemisa, sólo queda una columna testigo de su antigua grandiosidad , ya que fue destruido por un incendio en el año 356 AC, la noche que dicen nació Alejandro Magno. Se encuentra en un lugar entre Selçuk y Éfeso.

La presencia cristiana en Éfeso tiene como figuras de primer orden a Pablo y a Juan, el Evangelista.  Pablo se detuvo en Éfeso en su segundo viaje misionero. Pero fue durante el tercer viaje cuando Éfeso se convirtió en el centro de su actividad apostólica. Juan, el Evangelista, pasó aquí sus últimos momentos y le dedica una de las siete cartas del Apocalipsis.

Además en Éfeso se celebró el tercer Concilio, en la Basílica dedicada a María, Madre de Dios, y se puede visitar la llamada “Casa de la Virgen” descubierta por la visionaria Caterina Emmerich.

Didima y Mileto

Didima y Mileto

En nuestro anterior post aterrizábamos en Esmirna ,  ahora proseguimos el recorrido de la Ruta de San Pablo en Turquía , por Mileto y Didima . Las excursiones las hacemos desde Kusadasi , ciudad balneario del mar Egeo donde pernoctamos un par de noches. También la usaremos de base para nuestra visita a la maravillosa Éfeso.

Mileto fue una de las ciudades griegas más antiguas del Asia Menor, del año 1000 antes de Cristo. Puede que llegara a tener 250.000 habitantes ,llegando a colonizar las costas del Mar Negro y Egipto. Se encuentra a orillas del río Meandro;  en su época floreciente llegó a tener cuatro puertos y una gran economía basada en muebles y artesanía de tejidos.
Su célebre Escuela filosófica dio al mundo a filósofos de la talla de Tales de Mileto y Anaxímenes. Fue clave en el enfrentamiento de las ciudades griegas del Asia menor contra el imperio persa, desembocando en las guerras médicas.

Los restos que se conservan de Mileto corresponden al estilo jónico. Destaca su Teatro del siglo IV a.c.. Ampliado en la época helenística y reconstruido por los romanos.
Tenía capacidad para 15.000 espectadores, con un diámetro de 140 metros y altura de 30 metros,  adosado a la colina y asomado a uno de los puertos.
Estaba decorado por estatuas y sostenido por filas de pilares. Una de ellas con una inscripción grabada implorando al Oráculo de Dídima ayuda para resolver los problemas de construcción.  
También visitamos el Monumento del Puerto, decoración con relieve de tritones en construcción escalonada.  Y por supuesto las termas romanas y el Santuario de Apolo de Delfos , uno de los lugares de culto más importantes.
La Gran Vía Sacra, con 100 metros de longitud y 28 de ancho fue modificada en tiempo de Trajano. También destacan el templo de Dionisios, Bouleuterion, el Pórtico de los Granos, el Tempo de Serapis, y las termas Faustinas, que reciben ese nombre por Faustina , la esposa de Marco Aurelio.

Pablo llegó a Mileto en su tercer viaje misionero, su finalidad no era evangelizar; su pensamiento estaba puesto en subir a Jerusalén.  En Mileto convoca a los responsables de las comunidades cristinas y les dirige el famoso discurso “Discurso de despedida”, lleno de emoción y ternura. El discurso de Pablo es un testamento espiritual. No se sabe más de su presencia en Mileto. Pablo aparece como modelo apostólico y les advierte sobre las dificultades y peligros que va a encontrar en su camino.

Dídima se encuentra a sólo 16 Km. de Mileto. Su importancia se debe al imponente santuario oracular de Apolo. Es posiblemente el más importante después del Santuario de Delfos.
Se construyó en el año 332 AC sobre otro más antiguo. Existía un manantial que facilitaba los rituales de purificación.
Todavía se pueden admirar algunas columnas, jónicas en su mayoría,  donde se demuestra la impresionante altura de las mismas, difícilmente superada por cualquier otro templo de la antigüedad.

La estatua de Apolo se representó con arco en la mano izquierda y en la derecha un ciervo tumbado. Durante las guerras médicas, la estatua fue trasladada a Ecbatana y devuelta en el siglo II. La restauración fue obra de Alejandro Magno.
Una vía empedrada de mármol y bordeada de estatuas unía el templo a la ciudad. En el último tramo está flanqueada por pórticos y decorada con leones, esfinges y sarcófagos.

Foto de portada : Temple of Apollo , Didyma por Bernard Gagnon .  Licencia CC BY-SA 2.5

Esmirna , en la ruta de San Pablo

Esmirna , en la ruta de San Pablo

Entre las ciudades más importantes turcas está Esmirna, con uno de los puertos más activos del Mediterráneo, paso obligado de las rutas comerciales de la península. Esmirna, llamada también Izmir o Smyrna, nos sirve de escala en la Ruta de San Pablo en Turquíauna de  nuestras peregrinaciones , antes de llegar a los destinos estrella como Éfeso o Pamukale, y después la Capadocia y Estambul.

El buen funcionamiento de sus astilleros, industrias y agricultura la afianzan como una ciudad de intensa actividad económica. En constante progreso y modernización, rodeada de montañas y mar.
Los primeros asentamientos son del III milenio AC. Cuando se asentaron los jonios , comenzó un largo periodo de prosperidad, convirtiéndose en el 688 AC en la 13ª colonia de la liga Jónica.

Alejandro Magno, Marco Aurelio, cada uno en su época se preocuparon de construir fortalezas y reconstruirlas posteriormente en la ciudad. Durante la dominación latina de Constantinopla fue cedida a los genoveses , convirtiéndose en el feudo de los Caballeros de Rodas. En 1473 fue saqueada y masacrada por Tamerlán y finalmente anexionada al imperio otomano.

Los griegos incendiaron la ciudad antes de retirarse tras la guerra con Turquía (1921-1922), recobrando Ataturk la ciudad como héroe nacional. Muchos monumentos antiguos han desaparecido, porque Esmirna ha sufrido diferentes terremotos de gran intensidad e incendios como el que citamos antes.

Destacan en la ciudad el Ágora, de época helenista y restaurada por los romanos. Los  pocos restos que existen pertenecen al imperio de Marco Aurelio.
El Museo Arqueológico, con objetos procedentes de Efeso y Belevi, como las estatuas de Poseidón de Meter y Artemisa, que decoraban el ágora. 
Caystro, dios de los ríos, adornaba la fuente de Efeso ,y hay restos de la estatua de Domiciano. Y el famoso busto de Demter, del siglo IV Ac descubierto frente a Bodrum (la antigua Halicarnaso).

Sobre la presencia cristiana en Esmirna, posiblemente se remonte a los tiempos de Pablo y Juan, por la influencia que pudieran ejercer al evangelizar la vecina Éfeso. La mención más clara se encuentra en el Apocalipsis, en una de las cartas. Casi al mismo tiempo, aparece San Policarpo y San Ireneo de Lyon:

San Policarpo , nace en torno al año 81 en Esmirna. Pertenece a los Padres Apostólicos, fue nombrado obispo. En el 160 viaja a Roma , sabemos que la comunidad cristiana de Esmirna sufrió la tendencia docetista que negaba la muerte real de Cristo . En el 167, despúes de regresar de Roma, surge una violenta persecución y es martirizado en el estadio de la ciudad. Ante el procónsul y del pueblo, Policarpo encara el camino del martirio con valentía a los 86 años.

San Ireneo de Lyon, nacido y educado en Esmirna, fue discípulo de San Policarpo. En el año 177 ya estaba San Ireneo por Francia, como presbítero de Lyon. Poco después fue nombrado Obispo sucediendo al Obispo Potino. Escribió su famoso “La gnosis desenmascarada y refutada”, en defensa de la fe católica y contra los errores de los gnósticos, poniéndose a la cabeza del pensamiento cristiano. Murió hacia el año 202 sin dejar de trabajar y mantener la doctrina y la paz de la Iglesia.