Peru , en el Valle sagrado de los Incas

El Valle Sagrado de los Incas se encuentra a una hora de Cuzco. Se le conoce también con el nombre del valle del Urubamba , por ser este el río principal que lo atraviesa.
Por supuesto está incluido en el itinerario de nuestro Viaje a Perú.

En la época incaica constituyó un centro militar, religioso y agrícola estratégico. En el flanco de las montañas se construyeron importantes fortalezas para controlar el acceso al valle y protegerlo de posibles invasiones. Entre las ruinas más importantes están las de Pisac, Ollantaytambo, junto a poblados y lugares muy interesantes como Chinchero, Maras o Moray.

Pisac, con su pueblo colonial y la fortaleza inca, suspendida en un saliente de la montaña. Posee un centro de ceremonias, un reloj solar, canales acuíferos, tumbas y templos que aún se conservan. Es famoso, además, por su mercado indígena que atrae a numerosos turistas.

Ollantaytambo, conjunto arqueológico edificado durante la epoca incaica como un área fortificada, incluye un templo, andenes y un sector urbano. Tiene dos sectores: uno vinculado al culto en la religión y otro a la vivienda.
Ollantaytambo fue un gran centro administrativo con funciones militares, tal como muestran sus murallas y torreones. El pueblo de Ollantaytambo es llamado” Pueblo Inca Vivo“, pues sus pobladores mantienen usos y costumbres de sus antepasados.

Como algo anecdótico, uno de nuestros guías nos pidió que mirásemos a un lugar concreto de la montaña en la que, poniendo bastante imaginación, se dibujaba la imagen o representación del Ekeko, – el dios de la abundancia,fecundidad y alegría -.
Una manifestación cultural característica del altiplano andino; los mismos incas lo adoptaron lo convirtieron en el mismo símbolo, al que rendían culto y se le rinde hasta el día de hoy.
En sus inicios, el Ekeko era de piedra, jorobado, de corta estatura, sonriente, ligeramente grueso, y no llevaba ningún tipo de vestimenta. Su desnudez era la mejor expresión de la abundancia y fertilidad. Solía cargar gran cantidad de bultos de alimentos y otros bienes de primera necesidad que colgaban de su chepa, pensando en favorecer a los más necesitados.
Actualmente la estatuilla que lo representa vestido de indígena, dispone de un orificio apropiado en su boca para poder introducirle un cigarro encendido. Si se consume hasta la mitad es señal de mal augurio, pero si se llega a consumir totalmente puede conceder el deseo que se le pida.
Previamente, la copia de la imagen en miniatura de los ofrendantes o seguidores debe quedar depositada a sus pies. Asimismo reproducciones exactas del objeto de sus peticiones: automóviles, electrodomésticos, alimentos… Cuando se desea amor, se le entregan miniaturas de gallos y gallinas.
No estoy seguro de haber contado la fábula fielmente, pero me gustó y por esta razón la voy a conocer. ¿La habías escuchado?

Sin comentarios todavía.

Deja tu comentario

Etiquetas:, , ,