Escapada a Salzburgo

Fueron pocos días, pero suficientes para venir maravillados y con ganas de volver.
Es una ciudad de cuento de hadas. Su pueblo es cálido, amigable y con ganas de disfrutar la vida.
Y, fundamentalmente, hay que resaltar su amor y orgullo por la música, que se manifiesta espontáneamente en todas partes.

Todo gira alrededor de los dos elementos representativos de su idiosincrasia: “Sound of Músic” (Sonrisas y Lágrimas) y Wolfgang Amadeus Mozart.

Hay excursiones, donde se muestran los lugares en los que se rodaron las distintas escenas de la película; fuimos a una, y durante todo el viaje, tuvimos sus melodías de fondo y a nuestra vital y risueña guía , a pesar de sus aproximadamente 75 años , interpretando cada una de las canciones.
Por cierto, que muy agradecidos tienen que estar sus habitantes con los productores de este film, pues desde su estreno, se han multiplicado los turistas, curiosos por comprobar, in situ, la belleza de esta ciudad.

Pero lo que realmente inspira a Salzburgo es el espíritu y genialidad de Mozart .
En verano, se celebra el Festival de Salzburgo  en su honor.
Pero en cualquier época del año hay una importante oferta musical;  por ejemplo el Mozart Dinner Concert, con una cena y concierto a la luz de las velas, cuyos cantantes lucen trajes de aquella época, e interpretan los mejores duetos y arias del compositor.
O simplemente se puede concurrir a conciertos para piano o escuchar a músicos callejeros evocar a sus clásicos cerca de la catedral.
Todavía recuerdo la emoción que sentimos el año pasado, cuando en Varsovia asistimos a un concierto de Chopin para piano. Es exactamente el mismo sentimiento que se tiene en Salzburgo con Mozart.

También podemos escuchar canciones populares y operetas  mientras bebemos la cerveza de Baviera, en un ambiente informal y muy agradable.
Eso sí, recomendamos reservar con tiempo el lugar donde elijamos ir, teniendo en cuenta nuestros gustos y posibilidades.

Aconsejo perderse por la parte histórica de la ciudad, sólo peatonal, considerada Patrimonio de la Humanidad.
Imperdible la casa natal de Mozart, enclavada en la calle más elegante de Salzburgo: Getreidegasse, con sus selectas tiendas, distinguidos portales y patios interiores. Me llamaron la atención las recovas, que unen una calle con otra, dentro de las cuales hay anticuarios, centros florales, y otros comercios, todos de un gusto exquisito, aunque sólo aptos para muy pocos y selectos clientes.
Cerca, el mirador del Museo de Arte Contemporáneo. Se accede por ascensor  – gracias, Dios mío – y es muy recomendable por las vistas panorámicas que se pueden disfrutar.

Con el mismo objetivo subimos a la Fortaleza, símbolo de identidad de la ciudad , a través de un curioso tren cremallera. Se considera el castillo más grande y mejor conservado de Europa central..
Otra vez, las vistas impactantes, con Salzburgo a nuestros pies, ¡sin palabras!
No dejamos de ver  Mozartplatz , con su carrillón tocando melodías cada hora ; la Catedral, la Residencia, el Cementerio…
Y en las afueras, el castillo de Hellbrunn, con sus jardines y juegos de agua.

Disfrutamos, por supuesto, de las hermosas montañas y lagos. Hay que tener en cuenta que en septiembre, los austríacos ya viven en pleno otoño; los ocres, verdes y amarillos , eran sencillamente maravillosos.

Otra recomendación: hay excursiones, como el Eagle Nest, lugar donde veraneaba Hitler, que son espectaculares. Pero ¡cuidado! porque incluso en verano, suele estar nublado en las altas cumbres y no se ve nada.
Nosotros fuimos, en un soleado día, al Monte Untersberg, en la localidad de Grödig, destino favorito de los excursionistas. Subimos por el moderno funicular. Hasta aquí todo bonito, pero cuando me asomé a las terrazas, ya no pude divisar nada, ni siquiera a mi esposo, que estaba al lado.
Una pena, porque generalmente se va por poco tiempo y dejamos de conocer otros lugares, tambien interesantes.
Recordad: hay que preguntar antes, para asegurarse de que haya buena visibilidad en el lugar que vamos a visitar.

Alicia N. Rivara

foto: vía Tourismus Salzburg

0 Respuestas a "Escapada a Salzburgo"

  1. […] Salzburgo La ciudad de los arzobispos, una joya barroca en un conjunto de calles y plazas peatonales. No dejes de visitar su catedral, el cementerio con sus catacumbas, los patios eclesiásticos, la fuente de Neptuno, la calle de los Herrajes, el Palacio y jardines de Mirabel con su rosaleda; la vista de la ciudad desde el Casino o Fortaleza…..y la música representada por su Palacio de Festivales y toda suerte de historias, casas y lugares de su hijo pródigo Mozart. […]

Deja tu comentario

Etiquetas:, , , ,